Gavarnie

Gavarnie

sábado, 27 de diciembre de 2014

Glaciares de los Pirineos - 30 itinerarios a pie.

Javier San Roman Saldaña
José Luis Piedrafita Gimenez
Editorial: Prames (Abril de 2007)

ISBN-10: 8483212242
ISBN-13: 978-8483212240

Hay muchos libros de itinerarios y rutas por multitud de cordilleras y de itinerarios por los Pirineos concretamente, pero la mayoría son rutas para llegar a las cumbres o como mucho a sitios pintorescos, pero suelen dejar de lado los glaciares o como mucho describir la ruta si esta coincide por casualidad con algún glaciar, como la subida normal al Aneto.

El libro que voy a reseñar es el único que conozco de rutas por los Pirineos que tiene por objetivo los glaciares, aunque las rutas descritas no van justo a los glaciares, suele describir rutas hasta sus picos cercanos o recorridos hasta miradores de un determinado glaciar.

Glaciares de los Pirineos - 30 itinerarios a pie.



Glaciar del Aneto visto desde el Collado del toro (Còth deth Hòro) 27 de Julio de 2008. Se ve perfectamente la morrena de la Pequeña Edad del Hielo y hasta donde bajaba el glaciar hace apenas 200 años.

Glaciares de los pirineos - 30 itinerarios a pie (Parajes Naturales)


sábado, 13 de diciembre de 2014

El Jóven Dryas, nuevas evidencias

Introducción


Al terminar la última glaciación, según el registro geológico la temperatura media global sufrió, al parecer, oscilaciones que superaron los cinco grados centígrados, en transiciones de menos de un siglo e incluso, a veces, de menos de una década. Así, hace unos 13.000 años, se dio un clima más cálido que el precedente y un medio ambiente rico en prados y pastizales, con su correspondiente fauna. 

Jóven Dryas, nuevas evidencias

Este período de bonanza acabó bruscamente hace aproximadamente 12.800 años,  iniciándose un rápido descenso de la temperatura que diezmó la población humana y acabó con los bosques, los pastizales y la fauna de la que aquella dependía para su sustento, no tanto por el frío extremo sino por la sequía que este frio trajo consigo. El episodio climático se conoce como Jóven Dryas o Dryas reciente, en referencia a los restos de la hierba ártico-alpina Dryas octopetalaque aparecen fuera de lugar en los sedimentos correspondientes al  este período. De esta catástrofe climática resurgió la humanidad para inventar la agricultura. Después de este evento los episodios de frío y sequía ya no se repetirían con la misma intensidad, salvo por breves incidentes ocurridos hace 8.2000, 5.2000 y 4.200 años.