Gavarnie

Gavarnie

domingo, 9 de diciembre de 2018

¿Puede colapsar la economía debido a los bajos precios del petróleo?

Muchas personas, incluida la mayoría de los peak-oilers, esperamos que los precios del petróleo aumenten con su escasez. Esperamos un aumento en los precios del petróleo porque, con el tiempo, el petróleo será más difícil de extraer. El acceso al petróleo tiende a ser cada vez más caro porque requiere el uso de mayores cantidades de recursos y tecnología más avanzada. Es el típico problema económico de los rendimientos decrecientes. 

Sin embargo este análisis es incompleto. Después de un punto, los precios realmente no pueden mantenerse al ritmo de los costos crecientes porque los salarios de muchos trabajadores no pueden seguir el costo creciente de la extracción.

¿Puede colapsar la economía debido a los bajos precios del petróleo?


La economía es una red de sistemas que soporta muchas presiones, incluido un creciente nivel de deuda y el uso creciente de tecnología. Cuando se consideran estas presiones, los precios del petróleo pueden bajar demasiado para los productores, en lugar de subir demasiado para los consumidores. Las compañías petroleras pueden cerrar si los precios se mantienen muy bajos. Debido a esto, los bajos precios del petróleo deberían ser tan preocupantes como los altos.

En los últimos años, hemos oído hablar mucho sobre los precios altos del petróleo debido al peak-oil o pico de producción máxima del petróleo. Pero el problema al que nos enfrentamos es que los precios son demasiado bajos para los productores. De hecho ya llevamos al menos un par de años experimentando una desinversión masiva en nuevos desarrollos petrolíferos. Y existe la posibilidad de que esto nos lleve a un colapso.

Muchas economías parecen haberse derrumbado al alcanzar los límites de los recursos. El colapso parece estar caracterizado por una creciente disparidad en la riqueza, salarios inadecuados para los trabajadores, gobiernos fallidos, impagos de deuda y guerras de recursos. Eventualmente, la población asociada con economías colapsadas puede descender bruscamente o desaparecer por completo. A medida que se aproxima el colapso, los precios de los productos básicos pueden ser bajos, en vez de altos.
Los recientemente bajos precios del petróleo encajan con la hipótesis de que la economía mundial está alcanzando límites de asequibilidad para una amplia gama de productos, casi todos sujetos a rendimientos decrecientes. Este es un problema diferente del que la mayoría de los investigadores había pensado. 

Los precios del petróleo no pueden subir sin fin

No tiene sentido que los precios del petróleo suban constantemente, debido a son inherentes a una creciente ineficiencia. El aumento infinito de los precios del petróleo sería similar a pagarle cada vez más a un trabajador por la creación de bienes, mientras aumenta su discapacidad con el tiempo. Si la cantidad de bienes que el trabajador puede producir en una hora disminuye en un 50%, lógicamente, su  salario debería disminuir en un 50%, en vez de aumentar para compensar su creciente ineficiencia.

El problema de pagar precios más altos por lo que es equivalente a una creciente ineficiencia puede ocultarse por un tiempo, si la economía crece lo suficientemente rápido. 
La sociedad actual y la economía están experimentando una creciente complejidad que implica el uso de maquinaria más avanzada y trabajadores cada vez más especializados. Empresas más grandes y más jerárquicas. El comercio internacional se vuelve cada vez más importante. Los productos financieros como los derivados se hacen comunes.

La creciente deuda va de la mano con la creciente complejidad. Las empresas necesitan una deuda creciente para respaldar los gastos de capital para su nueva tecnología. Los consumidores consideran que la creciente deuda es útil para realizar compras importantes, como hogares y vehículos. Los gobiernos hacen a los ciudadanos promesas de pensiones. Gracias a estas pensiones prometidas, las familias pueden tener menos hijos y dedicar menos años al cuidado infantil en el hogar.

El problema de agregar complejidad y agregar deuda es que, también, se alcanzan rendimientos decrecientes. Por ejemplo, endeudarse para irrigar un campo en un área seca puede ser una manera fácil y barata de aumentar el suministro de alimentos y devolver rápidamente la deuda, mientras endeudarse para mejorar genéticamente los cultivos para que necesiten poca lluvia, sería igualmente válida pero el retorno de esta inversión puede ser pequeño y la deuda mucho más difícil de devolver.

Un gran inconveniente de agregar complejidad es que hacerlo tiende a aumentar la disparidad de salarios y riqueza. Cuando un empleador paga salarios altos a los trabajadores de supervisión y trabajadores altamente calificados, deja menos fondos para pagar a los trabajadores menos calificados. Además, la enorme cantidad de bienes de capital requeridos en esta economía más compleja tiende a beneficiar de manera desproporcionada a los trabajadores que ya están altamente pagados. Esto sucede porque los propietarios de acciones de estas empresas tienden a ser los propios directivos y trabajadores muy bien pagados, mientras que los empleados mal pagados no pueden permitirse comprar acciones de su compañía.

El resultado neto, es una mayor disparidad de salarios y riqueza. Trasladado esto al mundo del petróleo resulta que cada vez es más difícil mantener los precios del crudo lo suficientemente altos para que resulte rentable a las empresas productoras de petróleo. A los muchos trabajadores con salarios bajos les resulta difícil pagar sus propias casas y familias. Su bajo poder adquisitivo tiende a mantener bajos los precios de los productos básicos de todo tipo. Los salarios más altos del personal altamente cualificado no compensan el déficit en la demanda de productos básicos porque estos trabajadores altamente pagados gastan sus salarios de manera diferente. Tienden a gastar proporcionalmente más en servicios que en productos intensivos en bienes materiales. Por ejemplo, pueden enviar a sus hijos a universidades de élite y pagar por servicios de evasión de impuestos. Estos servicios utilizan relativamente poco en la forma de bienes materiales.

Una vez que la economía se frena demasiado, todo el sistema tiende a colapsar

Una economía en crecimiento puede ocultar multitud de problemas. Pagar la deuda con intereses es fácil, si un trabajador ve que su salario aumenta. De hecho, no importa si el crecimiento que soporta sus crecientes salarios proviene del crecimiento inflacionario o del crecimiento "real", ya que el pago de la deuda generalmente no se ajusta a la inflación.

Tanto el crecimiento real como el crecimiento inflacionario ayudan a los trabajadores a tener suficientes fondos al final del período para otros bienes que necesitan, a pesar de pagar la deuda con intereses.

Una vez que la economía deja de crecer, todo el sistema tiende a implosionar. La disparidad salarial se convierte en un gran problema. Se hace imposible pagar la deuda con intereses. Los jóvenes encuentran que sus niveles de vida son más bajos que los de sus padres. Las inversiones no parecen valer la pena sin los subsidios del gobierno. 

La situación real con los precios del petróleo.

Lo que suele suceder es que los precios del petróleo tienden a estar cada vez más retrasados con respecto a lo que requieren los productores, si realmente quieren realizar una reinversión adecuada en nuevos campos y también pagar impuestos altos a sus gobiernos. Los precios del petróleo representan un compromiso entre lo que los ciudadanos pueden pagar y lo que requieren los productores para seguir extrayendo.

En los años previos a la disminución de los rendimientos, antes de 2005, por ejemplo, era posible encontrar precios que estuvieran dentro de un rango aceptable tanto para los vendedores como para los compradores. A medida que los rendimientos decrecieron, el precio que los consumidores pueden pagar ha tendido a caer cada vez más por debajo del precio que necesitan los productores. Esta es la razón por la que los precios del petróleo al principio caen a un nivel demasiado bajo para los productores y, en última instancia, es probable que caigan muy por debajo de lo que los productores necesitan para mantener su negocio. El problema es que ningún precio funciona tanto para los productores como para los consumidores.

Estos problemas de asequibilidad afectan a todos los precios de los productos básicos, no solo al petróleo

Al mismo tiempo, los rendimientos decrecientes afectan a casi todos los productos, al igual que afectan al petróleo. Los minerales se ven afectados por los rendimientos decrecientes porque los minerales de grado más alto tienden a extraerse primero. La producción de alimentos también está sujeta a rendimientos decrecientes porque la población sigue aumentando, pero la tierra cultivable no lo hace. Como resultado, cada año es necesario cultivar más alimentos por hectárea cultivable, lo que lleva a una mayor complejidad (más riego o más fertilizante, o mejor semilla híbrida), y a menudo a un costo mayor.

Los precios de una amplia gama de productos básicos tienden a caer por debajo del costo de producción, primero por poco y, si la burbuja de la deuda estalla, por mucho.

De hecho ya en Europa y Estados Unidos la mayoría de los agricultores y ganaderos están subvencionados por los gobiernos, si no fuera así, habrían cerrado sus explotaciones de forma generalizada provocando una gran hambruna y un colapso generalizado hace ya muchos años. Y a pesar de estas subvenciones los beneficios con cada vez más pequeños, hasta el punto de vendar a pérdidas muchas veces.

Otros colapsos históricos

La falta de crecimiento en el consumo de energía per cápita parece conducir a escenarios de colapso. Si el consumo de energía no crece en relación con el aumento de la población mundial, la economía tiende al colapso en al menos una parte de la economía mundial.

Colapsos parciales tienden a ocurrir cuando el crecimiento del consumo de energía per cápita es demasiado bajo, así por ejemplo el pánico de 1857 se produjo cuando la burbuja de precios de los activos inflados en Estado Unidos por la fiebre del oro de California se derrumbó. Los precios de las casas, las granjas y los productos básicos cayeron mucho. Los problemas finalmente se resolvieron finalmente en la Guerra Civil de los Estados Unidos (1861 a 1865).

De manera similar, la Depresión de la década de 1930 estuvo precedida por una caída del mercado de valores en 1929. Durante la Gran Depresión, la disparidad salarial fue un problema importante. Los precios de los productos básicos cayeron muy bajos, al igual que los precios agrícolas. Los problemas de la Depresión no se resolvieron completamente hasta la Segunda Guerra Mundial.

En este punto, el crecimiento mundial del consumo de energía per cápita parece estar cayendo nuevamente. También estamos comenzando a ver evidencia de algunos de los mismos problemas asociados con colapsos anteriores: creciente disparidad salarial, crecientes burbujas de deuda y un comportamiento cada vez más bélico de los líderes mundiales. Debemos ser conscientes de que los bajos precios del petróleo de hoy, junto con estos otros síntomas de dificultades económicas, puede estar apuntando a otro escenario de colapso en el horizonte.

El papel del petróleo en la economía es diferente de lo que muchos hemos pensado

Hemos escuchado durante mucho tiempo que el mundo se está quedando sin petróleo, y necesitamos encontrar sustitutos. Pero la una reivindicación más adecuada debería haber sido: “El precio de todos los productos está cayendo demasiado bajo, debido a la disminución de los rendimientos y la creciente disparidad salarial. Necesitamos encontrar cantidades rápidamente crecientes de productos energéticos muy, muy baratos. Necesitamos un sustituto barato para el petróleo. No podemos permitirnos sustituir productos de energía de alto costo por productos de energía de bajo costo. Los productos energéticos de alto costo afectan demasiado negativamente a la economía ".

De hecho, toda la historia del "Peak Oil" no es realmente correcta. Tampoco lo es la historia de "Las renovables nos salvarán", especialmente si las renovables requieren subsidios y no son escalables. No se espera que los precios de la energía suban lo suficiente para que las energías renovables se hagan rentables.

Los problemas que realmente deberían preocuparnos son el colapso, como les sucedió a muchas economías anteriormente. Si se produce un colapso, es probable que corte la producción de muchos productos básicos, incluido el petróleo y gran parte del suministro de alimentos, indirectamente debido a los bajos precios.

Los bajos precios del petróleo y los bajos precios de otros productos básicos son signos de los que realmente debemos preocuparnos. Demasiadas personas se han perdido este punto. Han sido absorbidos por los modelos falsos de los economistas y por la confusión de los Peak Oilers. En este punto, deberíamos comenzar a considerar la posibilidad muy real de que nuestro próximo problema mundial probablemente sea el colapso de al menos una parte de la economía mundial.

Traducción basada y adaptada de:

Low Oil Prices: An Indication of Major Problems Ahead?


No hay comentarios:

Publicar un comentario