Gavarnie

Gavarnie

sábado, 26 de septiembre de 2015

Verano de 2015 y cambio climático


Un año más el verano de 2015 ha traído eventos insólitos de los que no se tenía noticia y que están comenzando a ser habituales. Aparte de las olas de calor vividas han sucedido otras cosas si cabe más representativas de la tendencia global.

Glaciares y subida del nivel del mar.
Según mediciones de la NASA el nivel medio global del mar ha aumentado en unos 20 centímetros desde 1870. La tasa de aumento del nivel del mar es más rápida ahora que en cualquier momento en los últimos 2.000 años, y esta tasa se ha duplicado en las últimas dos décadas. Desde 1992 ha aumentado 8 centímetros.
De acuerdo con los modelos climáticos globales, se espera que los niveles del mar aumenten por lo menos otros 13 centímetros para la década de 2050. Esos números se elevan significativamente si las capas de hielo continúan derritiéndose rápidamente.

El nivel del mar global promedio sube y baja en respuesta al cambio climático. Cuando las temperaturas superficiales globales son bajas, más nieve y hielo se acumulan en la tierra, y el nivel del mar desciende. Un clima más cálido aumenta el derretimiento de los glaciares y capas de hielo, y aumenta el nivel del mar.

pérdida de glaciares y subida del nivel del mar




Las imágenes de arriba ilustran cambios en dos tipos de glaciares que desempeñan papeles muy distintos en la elevación del nivel del mar. El par superior de las imágenes muestra el retroceso del glaciar Columbia de Alaska entre 1980 (izquierda) y en 2005 (derecha). El Columbia es un glaciar que termina en el mar y contribuye al aumento del nivel de este en su mayoría a través de la ruptura de icebergs. El par inferior muestra el retroceso del glaciar Arapaho en las Montañas Rocosas de Colorado entre 1898 y 2003. El Arapaho es un glaciar alpino que contribuye al aumento del nivel del mar a través del agua de fusión. En las imágenes de arriba, las flechas muestran puntos de referencia en la topografía circundante.



El glaciar de Columbia fluye desde las montañas de Chugach y la bahía del príncipe William a unos 60 kilómetros al oeste de Valdez, Alaska. Dado que el Columbia comenzó su retirada hacia 1980, su borde terminal ha retrocedido unos 15 kilómetros aunque el glaciar es un gran contribuyente al aumento del nivel del mar, su retiro no está directamente ligado al aumento de las temperaturas mundiales. El cambio climático puede haber dado un pequeño empujón inicial, pero los procesos que aceleraron su desintegración eran más físicos que térmicos.

Todos los glaciares tienen una morrena, una pila de sedimentos, rocas y otros escombros en su terminador. Los glaciares que acaban en el mar poseen depósitos de morrenas submarinos. Como la morrena se acumula con el tiempo, la parte del glaciar en el agua es como un puente que se extiende hasta la morrena. Se apoya en un extremo por la costa y en la morrena terminal submarina. Pero en el medio, el glaciar se extiende sobre el agua profunda. El cambio climático o procesos físicos pueden hacer que el terminal del glaciar se retire de la morrena submarina y esta pérdida de apoyo puede partirlo de forma extremadamente rápida una vez que el glaciar flota directamente sobre las aguas más profundas y abiertas al quedar libre de la morrena terminal que lo anclaba desde el fondo del océano. Esta rápida ruptura contribuye de manera significativa al aumento del nivel del mar.

El retroceso de los glaciares de montaña, por el contrario, está directamente relacionado con el aumento de las temperaturas y de fusión. El glaciar de Arapaho en las Montañas Rocosas en el condado de Boulder, Colorado, se ha reducido drásticamente desde que fue fotografiado en 1898. Las mediciones recogidas desde 1960 sugieren que el glaciar ha adelgazado por lo menos 40 metros desde entonces; el adelgazamiento entre 1898 y 1960 es desconocido, pero es probablemente mucho mayor de 40 metros. En comparación con la contribución de los glaciares de marea, el volumen de agua añadida al mar por el derretimiento de los glaciares alpinos es muy pequeña.

Por otra parete, en Groenlandia el glaciar Jakobshaven es el de más rápido movimiento de hielo que se conoce en el mundo en 2014 el glaciar volcó al océano kilómetros cúbicos de hielo a través de su frente. En 2015, el glaciar ha perdido otro gran trozo de hielo.
Estas imágenes fueron adquiridas con 16 días de diferencia en agosto de 2015 mediante el satélite Landsat 8. La imagen superior muestra la posición del frente del glaciar, el 16 de agosto, después se parió el hielo; la imagen inferior muestra el glaciar el 31 de julio, antes del evento.
Evento de ruptura de Agosto de 2015 en Jakobshaven Isbrae
El glaciar Jakobshaven el 31 de Julio de 2015
ruptura de glaciar en groenlandia
El glaciar Jakobshaven el  16 de Agosto de 2015

Otras imágenes satelitales publicadas sugieren que el hielo se rompió en algún momento entre 14 de agosto y 16 de agosto Algunos observadores han especulado que el área de hielo perdido podría ser la más grande desde que hay registros. Pero estas estimaciones son preliminares, y las imágenes de antes y después del evento  no pueden mostrar si el hielo se ha perdido todo a la vez, o en una serie de eventos más pequeños.
Lo importante es que el frente de hielo, se mantiene en retirada hacia el interior a velocidades cada vez mayores. Al final de cada verano durante los últimos años se ha visto el frente de Jakobshaven retirarse unos 600 metros más tierra adentro que el verano anterior.
El retroceso permanente del Jakobshaven coincide con las tasas más rápidas de flujo. En el verano de 2012, el Jakobshaven se aceleró a velocidades no vistas antes, subiendo a una velocidad de 17 kilómetros por año. En promedio, el glaciar se movió casi tres veces más rápido en 2012 de como lo hizo en la década de 1990.
Los científicos rastrean la tasa de ruptura y la velocidad de Jakobshavn en parte porque el glaciar es responsable de drenar una gran parte de la capa de hielo de Groenlandia. Este glaciar por sí solo contribuye más a la subida del nivel del mar que cualquier otra característica única en el hemisferio norte.
Huracanes.
El trío de ciclones tropicales que marchó a través del Océano Pacífico a finales del verano 2015 se muestra en las imágenes de satélite adquiridas el satélite geoestacionario operacional del medio ambiente (GOES-15) Esta imagen de uno de tifones (Kilo), un huracán (Jimena), una tormenta tropical (Ignacio), y una depresión tropical (Catorce E) progresando simultáneamente sobre el Océano Pacífico el 2 de septiembre de 2015. Todas estas tormentas son ciclones tropicales en distintas etapas de madurez.
tres huracanes sobre el pacífico
las tres tormentas más fuertes (Kilo, Jimena, e Ignacio) hicieron historia ya que desfilaron a través del Océano Pacífico con Categoría 4. El Niño, un patrón climático complejo continuo caracterizado por temperaturas superficiales del mar cálidas en el Pacífico fomenta el desarrollo de ciclones tropicales en el pacífico central y centro-oriental, al mismo tiempo que  inhibe las tormentas en la cuenca atlántica.

Los huracanes que atraviesan el océano Pacífico son a menudo tormentas solitarias. De vez en cuando aparecen en pares. Pero de acuerdo con los meteorólogos agosto de 2015 marcó la primera vez en la historia que tres ciclones de categoría 4 se desarrollaron  simultáneamente en el Pacífico central y oriental.
La imagen superior muestra una vista nocturna de huracanes Kilo, Ignacio, y Jimena (de oeste a este del satélite Suomi-NPP.
Océano pacífico con tres huracanes

El huracán Kilo tenía vientos máximos sostenidos de 215 kilómetros por hora, de acuerdo con un aviso emitido por el Centro de Huracanes del Pacífico Central. La tormenta se movía hacia el norte-noroeste. Mientras tanto, el huracán Ignacio tenía vientos sostenidos similares medidos de 220 kilómetros por hora. El ciclón Jimena, la más oriental de las tres tormentas, alcanzó vientos máximos sostenidos de unos 210 kilómetros por hora.
La segunda imagen muestra las tormentas cerca de 12 horas más tarde durante el día. Esta imagen de color natural.
Los huracanes en el Océano Atlántico por lo general comienzan a desarrollarse frente a la costa occidental de África, luego se mueven hacia el oeste a través de la cuenca y se intensifican cuando se acercan a América del Norte o las islas del Caribe y el Golfo de México. En los últimos días de agosto de 2015, el proceso de desarrollo tormenta fue a toda marcha.
El 30 de agosto, una onda del este del interior de África se trasladó hacia el Atlántico, donde las temperaturas superficiales del mar estaban en torno a los 30 ° Celsius. Las aguas inusualmente cálidas proporcionaban combustible para una tormenta que avanzaba desde depresión tropical a tormenta tropical y luego  a huracán en más o menos un día.
Huracán sobre las islas cabo verde
Según varios informes, Fred parece ser el huracán más oriental en formarse en el Atlántico tropical durante la era de los satélites. (El huracán Extra-tropical Vince se  formó brevemente cerca de Portugal en 2005.) También se cree que es el primer huracán que golpeó las islas Cabo Verde desde 1892. La tormenta causó inundaciones repentinas y graves daños por viento. En un solo día se registró tantea lluvia como en medio año.
El satélite Terra de la NASA tomó esta imagen de Fred en la costa occidental de África el 31 de agosto de 2015. La tormenta estaba en intensidad máxima cuando la imagen fue adquirida, con velocidades sostenidas de viento de 140 kilómetros por hora y una presión central de 986 milibares. Fue un huracán categoría 1 en la escala Saffir-Simpson.
Luego ya en Septiembre Antes de tocar tierra en Japón, la tormenta tropical Etau no tenía las características que normalmente excitan los observadores meteorológicos. Ni sus vientos ni su presión central alcanzaron estatus de tifón; la marejada no fue notable debido a que la tormenta tuvo poco tiempo para batir a los mares. Visualmente, la tormenta carecía de la.
Pero Etau, también conocida como Tormenta tropical 18, dejó una impronta devastadora en el este y centro de Japón en septiembre de 2015. La tormenta dejó caer lluvias torrenciales a su paso por la isla, y luego una combinación de las condiciones climáticas estancó su movimiento y provocó récord precipitaciones en varias ciudades. Crecidas de los ríos que se desbordaron el 10 de septiembre y causaron inundaciones en las prefecturas de Tochigi e Ibaraki, al este y al norte de Tokio.
Las estaciones meteorológicas reportaron más de 500 milímetros de lluvia en 24 horas doble de la cantidad que normalmente cae en todo el mes de septiembre. Una estación reportó 668 milímetros de lluvia entre el 6 y el 10 de septiembre. Los totales diarios en varias estaciones meteorológicas eran los más altas en cuarenta años de registros.
Las fuertes lluvias fueron causadas por el aire húmedo estacionario que era incapaz de moverse en cualquier dirección. Fue bloqueado al oeste por una masa de aire frío sobre el Mar de Japón, donde el tifón Etau se deshizo, y una masa de aire húmedo hacia el este sobre el Océano Pacífico, donde se encontraba el tifón Kilo.
Las lluvias causaron más de 60 deslizamientos de tierra y ríos desbordados. En la ciudad de Joso, a orillas del río Kinugawa, falló un dique de 30 metros de ancho por 4 metros de altura el 10 de septiembre, lo que condujo a unas inundaciones destructivas en la zona. Al menos nueve personas estaban desaparecidas y al menos 7.000 viviendas y edificios fueron dañados o destruidos con el agua de la inundación  extendida sobre 37 kilómetros cuadrados. Los diques y terraplenes también fueron destruidos en Koga y Chikusei, mientras que dos puentes fueron arrastrados en Minami-Aizu. Al menos 200.000 ciudadanos japoneses fueron evacuados debido a las inundaciones
Referencias: NASA Earth Observatory
Todas las fotos son de Earth Observatory y aparecen en las referencias citadas a continuación.


2 comentarios:

  1. Me gusta tu blog y más cuando haces comparativas con viejas fotos sobre el clima.
    Sigue así y recibe un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, siempre que dispongo de fotos antiguas y modernas me gusta poner la comparativa, resulta muy didáctico y hay poco que explicar cuando se ven esas fotos.
    Te recomiendo el libro del enlace que adjunto, aunque está en francés tiene muy poco texto la mayoría son fotos comparativas, además son las mejores que he visto nunca se puede comparar piedra a piedra por que están hechas desde el mismo sitio exactamente.

    http://asso.moraine.free.fr/index.php/livre-glaciers-des-pyrenees/

    Saludos.

    ResponderEliminar