Gavarnie

Gavarnie

sábado, 2 de enero de 2016

Ciclones en Arabia

Por primera vez desde que hay registros, dos grandes ciclones azotaron la península arábiga en una semana el pasado mes de noviembre. Ya de por si el hecho de que un ciclón tropical afecte dicha península es algo insólito, pero lo es a un más si lo hacen dos ciclones con apenas una semana de diferencia, lo que puede ser una consecuencia del calentamiento global.
En noviembre de 2015 y por segunda vez en una semana, otro ciclón importante se dirigió hacia la Península Arábiga sobre Yemen. Fue la segunda vez que  un ciclón o huracán azotaba esta nación. No es algo común; tener dos tormentas golpeando la región del Oriente Medio, es algo que no tiene precedentes. Sólo tres ciclones han tocado tierra en la península en los 60 años en los que hay registros fiables.

El ciclón Megh pasó sobre la ya maltratada isla de Socotra, una isla frente a la costa de Yemen en el Mar Arábigo. La tormenta pasó sobre la isla el 8 de noviembre de 2015, con vientos estimados de unos 200 kilómetros por hora.

Si bien es común tener tormentas tropicales en el mar de Arabia durante la temporada post-monzón (otoño), casi nunca  se han visto ciclones tropicales y  sobre todo, nunca se han visto uno detrás de otro. Tal vez lo más sorprendente es que de todas las tormentas históricas durante esta época del año, no había ningún gran ciclón tropical (de intensidad superior a categoría 1).

Ciclones en Arabia, Ciclón Megh en golfo de Adén
El Radiómetro de imágenes en infrarrojo  (VIIRS) del satélite Suomi NPP adquirió esta imagen del Ciclón Megh en golfo de Adén a las 2:05 pm hora local (10:05 tiempo universal) el 9 de noviembre de 2015. En ese momento, el ciclón tenía vientos sostenidos de unos 75 nudos (140 kilómetros por hora). NASA Earth Observatory

Según varias fuentes, la temperatura del agua en el Mar de Arabia y el Océano Índico noroccidental era significativamente superior a lo normal, acercándose a niveles récord, cuando el ciclón Chapala azotó la región en la primera semana de noviembre de 2015. Una semana después, cuando pasó por allí Megh, las aguas estaban algo más frescas porque Chapala había mezclado la superficie del mar y dejó una estela de agua más fría procedente de las capas inferiores. La combinación de agua más fría y los vientos secos procedentes del Cuerno de África y la Península Arábiga minaron gran parte de la fuerza de Megh, aunque no necesariamente su precipitación.

La contaminación y la intensidad de los ciclones en el mar Arábigo


Además del calentamiento anómalo de las aguas en la zona por el cambio climático, puede haber otros factores regionales que refuercen la intensidad de los ciclones en la zona en ciertos periodos.
El desarrollo de Chapala y Megh fue probablemente ayudado por la falta de cizalladura del viento, que normalmente interrumpe la formación de tormentas tropicales. En un artículo de 2011, se argumentó que el aumento de la contaminación, particularmente del aire (con un aumento de seis veces los niveles típicos de aerosoles sobre el Océano Índico Norte) probablemente ha reducido la cizalladura vertical del viento en la región, un fenómeno que podría afectar los patrones climáticos del monzón y tal vez permitir que se formen más ciclones en esta región.
Los ciclones tropicales son más comunes en el Mar Arábigo en primavera y otoño, durante los períodos de transición entre el fuerte flujo del sudoeste del monzón de verano y el fuerte flujo noreste que predomina en invierno. Durante el período pre-monzón (primavera), en los últimos años, la cizalladura vertical del viento ha disminuido y los ciclones del Mar Arábigo se han hecho considerablemente más fuertes durante el periodo de tiempo observado entre 1997 y 2010, en comparación con el periodo de 1979 a 1996. Esta cizalla reducida se atribuye a un aumento regional de la contaminación  que bloquea los efectos del Sol, principalmente por partículas de carbono y sulfatos. Se encontró una disminución mucho más sutil en la fuerza para la época post-monzón (otoño) en los ciclones en el Mar Arábigo. Sin embargo, si las emisiones continúan creciendo es plausible que ciclones tropicales muy intensos, que hasta ahora se han limitado al período pre-monzón, podrían comenzar a surgir  también en la temporada post-monzón (otoño).

Registros históricos


Por primera vez desde que comenzaron los registros en la década de 1940, un ciclón tropical tocó tierra en Yemen. Cuando el ciclón Chapala golpeó la nación  el 3 de noviembre de 2015,  era sólo la tercera vez en seis décadas que un ciclón tocaba tierra en la Península Arábiga.

Desde que hay registros fiables en 1979, dos ciclones tropicales han tocado tierra en Omán, (Chapala es el tercero y Megh el cuarto) y la única tormenta que había golpeado Yemen anteriormente apenas había superado la fuerza de una tormenta tropical con vientos de unos míseros 60  Km/h. De estos ciclones comentados, todos han llegado después de 2007.
Las precipitaciones en algunos lugares fueron cercanas a los 180 milímetros en un día. Cuando de media, la mayoría de Yemen no registra más de 100 milímetros de lluvia en un año y algunas  zonas costeras reciben menos de 50 milímetros anuales.

Ciclones en Arabia, Ciclón Champala en golfo de Adén
El espectro-radiómetro de imágenes de resolución media  (MODIS) en el satélite Aqua de la NASA adquirió esta imagen de color natural de Chapala en el Mar Arábigo a las 1:10 pm hora local (09:10 tiempo universal) el 30 de octubre de 2015. En ese momento, el ciclón tenía vientos sostenidos entre 240-250 kilómetros por hora y olas de 12 metros. La tormenta se movía hacia el oeste  a través del Mar Arábigo. NASA Earth Observatory

Champala, Gonu y Peth

Chapala comenzó como una depresión tropical fuera de la India el 28 de octubre igual que el huracán Patricia en el pacífico cerca de México, la tormenta se intensificó rápidamente, con velocidades del viento acelerando de 105 a 250 kilómetros por hora en un día. La tormenta pudo haber sido intensificada por la temperatura del agua inusualmente caliente en el mar de Arabia y en el norte del Océano Índico. Las temperaturas globales del océano este año están en camino de ser las más cálidas registradas como consecuencia del desarrollo de un potente evento de El Niño que se han añadido al calentamiento climático general a largo plazo.

Chapala alcanzaró la categoría de súper ciclón categoría 5 y luego se debilitó a medida que avanzaba hacia el norte y se encontró con el aire extremadamente seco de la Península Arábiga. Champala se ha convertido en la primera tormenta con fuerza de huracán mayor que impacta sobre Yemen en toda su historia. 

El ciclón Chapala superó al ciclón Gonu de 2007 que afectó cerca de Mascate, capital de Omán, la tormenta más fuerte jamás registrada hasta ese momento en golpear la Península Arábiga tenía una fuerza de categoría 3. Un estudio reciente predijo que, debido al cambio climático, algunas regiones del mundo, como el Mar de Arabia / Golfo Pérsico podrían experimentar amenazas sin precedentes de ciclones tropicales ya que las temperaturas más cálidas del océano propiciarán su formación.

En otra ocasión una poderosa tormenta de categoría 4, el ciclón Phet se había debilitado a ciclón de categoría 3 en el momento en que impactó en la costa sobre Omán, el 4 de junio de 2010. 

Ciclones en Arabia, Ciclón Phet
El Espectro-radiómetro de imágenes de resolución media  (MODIS) del satélite Terra de la NASA adquirió esta imagen de la tormenta a las 10:40 am hora local el 4 de junio de 2010, el ciclón Phet se había degradado a una tormenta de categoría 1 con vientos de unos 140 kilómetros por hora. NASA Earth Observatory
En su viaje hacia el norte sobre el Mar Arábigo, el ciclón Phet impactó Omán de refilón, a través del borde noreste del país. Phet inundó la capital de Omán, Mascate.

La mayoría de los ciclones tropicales se forman en la región de la Bahía de Bengala, al este de la India. Los que se forman en el Mar de Arabia, al oeste de la península de la India, tienden a ser pequeños y disiparse antes de tocar tierra. El Ciclón Gonu fue una rara excepción. Según las estadísticas de tormentas (anteriores a 2010), la última tormenta de esta magnitud en formarse  sobre el Mar Arábigo se produjo al noroeste a lo largo de la costa de la India entre el 21 de mayo y el 28 de mayo de 2001. A diferencia de Gonu, no tocó tierra.

Ciclones en Arabia, Ciclón Gonu
A la hora local 09:35 am (06:35 GMT) el 5 de junio de 2007, cuando el Espectro-radiómetro de imágenes de resolución media  (MODIS) del satélite Terra de la NASA capturó esta imagen, el ciclón tropical Gonu que se acercaba a la costa noreste de Omán. En este momento, la poderosa tormenta había alcanzado categoría 4 con vientos sostenidos de 250 kilómetros por hora. NASA Earth Observatory
Las comunidades a lo largo del Golfo de Omán están mal preparadas para los ciclones, dada su rareza, y estos pueden causar graves daños a ciudades y plataformas petrolíferas debido a los vientos y mareas de tempestad.


Estadísticas globales de ciclones


A nivel general las estadísticas de ciclones de 2015 en el hemisferio norte han resultado del siguiente modo:
En conjunto, se formaron treinta grandes huracanes, tifones y ciclones tropicales en el año 2015; el récord anterior era de 23, establecido en 2004. Veinticinco de esas tormentas alcanzaron la categoría 4 o 5, mucho más allá del récord anterior de 18. Por océanos la estadística queda así:

Océano Atlántico


El Océano Atlántico estuvo más tranquilo de lo habitual, fue el segundo año consecutivo con una actividad inferior a la media. Una tormenta, Fred, se convirtió en el huracán más oriental en el registro del Océano Atlántico, azotando las islas de Cabo Verde en septiembre
En noviembre, el huracán Kate se convirtió en una de las últimas tormentas que jamás haya golpeado las Bahamas.

Océano Pacífico


Las aguas del Pacífico oriental se calentaron significativamente en 2015 debido a un potente fenómeno El Niño. La región se vio afectada por 18 tormentas tropicales con nombre y 13 huracanes, nueve de ellos importantes: record desde que existen registros fiables desde 1971.

Patricia creció rápidamente como el huracán más intenso jamás registrado en el hemisferio occidental, con ráfagas de viento que se acercaron a  los 320 kilómetros por hora y una presión de 879 hPa.
En la región por encima del ecuador a 140 a 180 grados de latitud oeste en el norte del Pacífico Central, 14 tormentas con nombre y ocho huracanes se formaron o trasladaron a la región. (El récord anterior en la zona fue de cuatro huracanes en 1982.)
El Niño produce un efecto balancín: la supresión de huracanes en el Atlántico, mientras que fortalece su formación en el este y en el centro del Pacífico

Pacífico Occidental


En el Pacífico occidental, cerca de Asia y las islas de Oceanía, Quince tifones superaron la categoría 3 o mayor en 2015, igualando los registros establecidos en 1958 y 1965.

Océano Índico



Cerca del final de la temporada de tormentas tropicales, dos ciclones agitaron las aguas del Mar Arábigo como ya se ha comentado arriba.

Referencias:









No hay comentarios:

Publicar un comentario